24 junio, 2006


Recuerdo que cuando iba en la secun y los del salón acordábamos cascaritas contra los de grupo vecino/enemigo, las pinches viejas siempre iban de arrimadas, como si se tratara de una pelea o algo por el estilo, y lo más cura es que comenzaban con sus pinches porritas mafufas o con su griterío (típico de las viejas). Lo que más me cagaba en ese entonces era que cuando uno tenía el balón le comenzaban a gritar su nombre como desesperadas (¡¡DALE FULANITO, TÍRALE, METE GOOOL, DALE, DALE, AYYY!!) y obvio, uno se desconcentraba.

Casi siempre terminabamos por correrlas (pero no se iban) o de plano anulabamos el partido hasta que no se fueran.

Ya cuando entré en la prepa era otro pex, ahora si nos gustaba que fueran y nos echaran porras (y hora no querían ir), y más me gustaba que gritaran mi nombre cuando me acercaba al área (ah... que tiempos aquellos xD). Hasta entonces comprendí el poder de las porras, y la neta si son importantes por que hasta te sientes poderoso (me cae). Jajaja.

Bueno ya, mucho pex. A continuación el secreto de los brasileiros.







Por eso siempre juegan bien, llevan la mejor porra, o al menos mejor que los turcos
 
plagiado por Original PX a las 12:39:00 a. m. |


0 Reclamos: